Una pérdida de confianza en Torrelodones que llega tarde

Escrito por La Voz de Torre y Hoyo el . Posteado en Editorial, Opinión, Torrelodones

1 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 1 1 Flares ×

portada-la-voz-de-torrelodones-y-hoyo-de-manzanaresPor segunda vez en poco más de un año, el Pleno del Ayuntamiento -donde están representados los ciudadanos- ha retirado la confianza al equipo de gobierno de Vecinos por Torrelodones. Los grupos políticos les han dicho que no confían en ellos y que las delegaciones que tiene en la junta de gobierno local – formada por ocho concejales (de los nueve)- deben volver al Pleno.

Es la recta final a una legislatura que ha estado marcada por un equipo que ha hecho de su capa un sayo a la hora de gobernar el municipio. Desde el minuto uno y estando en minoría; en sus comienzos estuvieron apoyados por dos partidos –PSOE y acTÚa- que apostaron por ellos con tal de que el PP –el más votado- no gobernase. Se creyeron eso de que “otra forma de gobernar es posible”. Y el tiempo les ha quitado la razón. A modo de resumen de una legislatura: la mayoría del Pleno pidió la dimisión de dos concejales de Vecinos por Torrelodones: primero, el de propaganda –por utilizar la revista municipal para atacar a la oposición y publicar cartas inventadas en beneficio propio-. Y ahí sigue, haciendo de las suyas. Luego, se volvió a pedir la dimisión para otro concejal, el de deportes y juventud. Todo en vano. Lo que dice la mayoría no cuenta para Vecinos por Torrelodones. Han impuesto su voluntad a lo largo de la legislatura. Han aprobado en junta de gobierno compras y propuestas que habían sido rechazadas por el Pleno. Aún se recuerdan las palabras del discurso de investidura de la Sra. Biurrun, asegurando que tomarían de unos y otros partidos lo que les une y no lo que les separa. De nuevo, palabras hueras. Marketing aplicado a la política. Vendedores de humo. Han sido incapaces en esta legislatura de consensuar unos presupuestos: los dos primeros años (2012-2013) aprobados con el voto de calidad de la alcaldesa; para los dos segundos (2014-2015) ya ni siquiera le sirvió. Rechazados.

En noviembre de 2013 en un alarde de populismo, se sometió a una moción de confianza. Dijo que si no la superaban se iban. No la superaron. Y siguieron como si nada hubiese pasado. Ahora, nuevamente el Pleno, en ese lugar donde supuestamente se practica la democracia, donde están representados todos los ciudadanos, ha vuelto a darles la espalda y a retirarles la confianza. Llega tarde. Es solo una medida testimonial. La junta de gobierno por ley tiene sus atribuciones. Les han quitado unas cuantas cuando faltan tres meses para las elecciones. La medida se hubiese aplaudido hace más de un año. Los tres grupos –PP, PSOE y acTÚa- habrían podido ejercer un control más férreo del que han venido haciendo en esta legislatura. Se les ha dado demasiada manga ancha. Se ha permitido que en la junta de gobierno se aprueben facturas que no estaban presupuestadas –más de 2 millones de euros en 2012 y más de 500.000 euros en 2014- cuando en anteriores legislaturas era el Pleno quien tiene la potestad o no para aprobarlas. La Cámara de Cuentas de la Comunidad de Madrid ha emitido un informe donde señala que se ha abusado de los contratos, llamados negociados y sin publicidad, más conocidos como “contratos a dedo” e incluso alerta del “fraccionamiento” de algunos de ellos para “disminuir la cuantía y eludir los requisitos de publicidad, procedimiento o forma de adjudicación”.

Y lo que es peor, la continua manipulación al ciudadano. Buzonean que el paso inferior bajo la A-6 no costará dinero al Ayuntamiento y mientras el Pleno aprueba una financiación municipal por valor de 722.000 euros (por el momento) para la obra. Venden transparencia y ocultan lo que no les interesa que se conozca. Tienen denuncias puestas por trabajadores y empresas y lo callan. Han decidido que en el municipio los ciudadanos y los niños deben ir caminando; eliminan plazas de aparcamientos para los demás, mientras ellos van en coche y tienen estacionamientos propios. Ahora, han levantado las principales calles para acometer obras e inaugurarlas antes de las elecciones –“Hay prisa, no llegamos a mayo”-dijo la alcaldesa en el último pleno. ¿Qué fue del pueblo de Torrelodones cuando ciudadanos y comercios protestaban allá por el año 2005-2006 contra la ampliación de aceras de la Avenida de Valladolid y de la calle Jesusa Lara? Incluso, en aquella época, recogían firmas en contra del equipo de gobierno por las obras, hablaban de la ruina del comercio por la falta de aparcamientos. Ahora, Torrelodones y sus ciudadanos asisten impasibles a una falta de libertades, a un gobierno que insulta en las redes sociales a partidos políticos y a ciudadanos que contradicen su gestión, a un gobierno en minoría que necesita seguir en el Ayuntamiento para cobrar una nómina. Torrelodones es ya una sociedad impávida. En un folleto publicitario venden su imagen de niños y aseguran que siempre dicen la verdad. El Nobel Camilo José Cela dijo: “Lo malo de los que se creen en posesión de la verdad es que cuando tienen que demostrarlo no aciertan ni una”. El cuento de Pinocho ya demostró que los niños no siempre dicen la verdad. Y a VxT les crece demasiado la nariz. Tiempo al tiempo.

 

 

 

1 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 1 1 Flares ×

Etiquetas:, , , ,

La Voz de Torre y Hoyo

Periódico de información general sobre los municipios de Torrelodones, Hoyo de Manzanares y pueblos colindantes del noroeste de Madrid Nació en mayo de 2003