Los chiringuitos de Torre y Hoyo

Escrito por La Voz de Torre y Hoyo el . Posteado en Editorial, Hoyo de Manzanares, Torrelodones

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

La-Voz-de-Torre-y-HoyoCon la que está cayendo, hay quien piensa que mejor montarse un chiringuito que salir al mercado laboral. Unos, sin profesión; otros, como dádiva adicional que se logra sin esfuerzo, se suben al carro de la política. En Torre, un grupo sectario se ha montado su chiringuito. Practicaron populismo, demagogia y mentiras para ganarse el espacio electoral. Una vez dentro, hicieron hueco a sus amigos. Entre ellos se juntan, se casan y se descasan. Han creado un ejército de palmeros para que aplaudan sus fechorías. En el chiringuito tienen cabida los amigos publicitarios con contratos de más de 200.000 euros, extras aparte; los que dimiten obligados cuando les pillan y luego vuelven a entrar con un horario de 45 minutos/día y un sueldo de 25.000 euros; el ama de casa, que se lleva 50.000 y su marido, 25.000. Los favores se pagan. Otros delegan tanto que ni viven ni pisan Torre, pero agradecen sus servicios con otros 25.000 euritos. Es lo bueno que tiene hacer tropa. Alguna vez les sale una atrevida que se aparta de la manada. Es joven, con un futuro y decide que no aguanta las impertinencias del tonto, vetusto y cacique angelito, compañero de siglas. Con el chiringuito bien montado no toleran que les tosan. Todo aquel que se atreva caerá en desgracia: empresarios, mercados ecológicos, asociaciones, ciudadanos y la prensa. La maldita prensa a la que insultan e intentan humillar con mentiras. Al grito de “la autoridad soy yo” (fascismo), hacen y deshacen a su antojo porque peligra el chiringuito.

Luego están los que intentaron montarse su propio chiringuito en Hoyo para dar cabida a colegas, donde el “y de lo mío qué” tuviese respuesta. El problema surgió cuando la respuesta fue no. Aquel que fue nefasto, tonto y cacique en su paso por la política decidió montar su propio chiringuito, con un solo fin: la venganza. Para ello se rodeó de tontos y tontas útiles que le hacen el trabajo sucio. Unos se encargaron del boca a boca y al otro tonto y cacique, al que le crecen las denuncias más que los enanos, le dejaron las redes sociales. Ideológicamente los de Torre y Hoyo están en las antípodas; unos en las extrema izquierda y otros en la extrema derecha. Ambos casposos. Hace poco se insultaban, pero ahora se unen a través del cobijo que ofrece a los cobardes la oscuridad de las redes sociales; se escriben, “se retuitean”, comparten sus mentiras. Han descubierto un enemigo común: LA VOZ que tantas miserias conoce de unos y de otros. Poco a poco, paso a paso se irán desempolvando. Son los chiringuitos de Torre y Hoyo y todo vale para salvaguardarlos. Sócrates escribió: “Cuando el debate está perdido, la calumnia es el arma del perdedor”.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

Etiquetas:, ,

La Voz de Torre y Hoyo

Periódico de información general sobre los municipios de Torrelodones, Hoyo de Manzanares y pueblos colindantes del noroeste de Madrid Nació en mayo de 2003