El decreto del concejal Santamaría, de Vecinos por Torrelodones

Escrito por La Voz de Torre y Hoyo el . Posteado en Opinión, Torrelodones

25 Flares Twitter 11 Facebook 8 Google+ 1 LinkedIn 5 25 Flares ×

Permítame el lector que tome prestado este espacio dedicado al Editorial para escribir una carta al concejal de Vecinos por Torrelodones, Gonzalo Santamaría.

En las siguientes líneas pretendo hablar de libertad de expresión, de ataques a la prensa y servir de recordatorio a la maltrecha memoria de este concejal, que se ha convertido en azote de la prensa que no les es favorable.

Sr. Santamaría: me escriben para contarme que utiliza usted Twitter para insultarme a mí y al medio que represento en cuanto tiene la más mínima oportunidad. Ya sabe, no ofende quien quiere sino quien puede.

Déjeme recordarle que durante tres largos años (de abril de 2004 a abril de 2007) y 36 artículos, usted fue colaborador habitual de este medio de comunicación, LA VOZ de Torrelodones y Hoyo de Manzanares, a quien ahora insulta y desprecia intencionadamente. Igual que hacen sus compañeros de partido y su alcaldesa, quien, por cierto, en más de una ocasión también apareció en este medio, mucho antes de que la política la lanzara al inmerecido estrellato.

Digo, que a lo largo de 36 columnas, Sr. Santamaría, se dedicó a criticar a políticos y estamentos de Torrelodones, sin que en ningún momento se le impusiera ninguna cortapisa. Comenzó criticando abiertamente y sin pudor a la directora y al jefe de estudios de la Escuela Municipal de Idiomas cuando a usted le despidieron como profesor. Tiene razón en una cosa. Le dejamos opinar libremente y no comprobamos los motivos de su despido. Paradojas del destino o no, usted hoy es concejal responsable de esa institución que no pasa por sus mejores momentos.

Desde su columna de “Educación” criticó las clases de religión; a las feministas y machistas; a los deteriorados parques por culpa de “vándalos”; a “los pijos” de Torrelodones; a los concursos públicos del ayuntamiento porque usted se quedó fuera de uno de ellos. Sigo, desde su puesto como funcionario y maestro arremetió también contra la Escuela de Pensamiento Matemático; contra la educación privada y concertada; criticaba abiertamente a la Consejería de Educación, y a la concejala “del ramo”, como usted decía en repetidas ocasiones. Una nueva paradoja: cuando a esta concejala se la expulsó del Partido Popular y pasó a engrosar las filas de Vecinos por Torrelodones, todo fueron alabanzas y defensas hacia ella.

Pero si alguien fue motivo de sus dardos envenenados una y otra vez fue el anterior alcalde, Carlos Galbeño, a quien usted llamaba “el faraón” o incluso “el chusquero del alcalde”. Nunca Galbeño dijo nada ni protestó por ello. La libertad de expresión por encima de cualquier otra libertad, Sr. Santamaría, un principio que ustedes ignoran. Limitarla es propio de regímenes totalitarios.

En sus escritos arremetía contra “el bienpagado” chófer del alcalde. El mismo que ustedes tienen ahora y que percibe 2.300 euros mensuales, sin que nadie conozca sus funciones.

Pero también algún medio local, que ustedes ahora alaban y subvencionan gracias a los impuestos de los ciudadanos, era motivo de sus escritos. Los “bienpagados escribidores” les llamaba usted. Con luz y taquígrafos, Sr. Santamaría.

Ahora bien, asentados en la poltrona del poder, usted y su partido, Vecinos por Torrelodones, se han convertido en el azote de la prensa que no les es favorable. No vamos a enumerar aquí las veces que en los plenos municipales o en las redes sociales han cargado contra este medio de comunicación. Decía un gran profesional, Fernando González Urbaneja, “no digo que haya que aborrecer al poder, pero sí recelar de él”. Y esto, Sr. Santamaría lo llevo “a pie juntillas”. No hay nota de prensa ni comunicado del Ayuntamiento que se pueda dar por bueno. Siempre esconde algo detrás.

Ahora, por decreto, Sr. Santamaría, como primer teniente de alcalde envía una nota a los trabajadores municipales prohibiéndoles que como tal hablen con la prensa. Intentan “regular” la libertad de expresión. No lo decimos nosotros, el vocablo “regular” lo utilizó su compañero, el concejal reprobado que usa la comunicación institucional como un servicio a su partido y no a la sociedad. Arremete, Sr. Santamaría, contra los medios que publicamos la noticia de su decreto. Incluso, abronca y falta al respeto a través de un escrito a un ciudadano que envió una carta a su alcaldesa quejándose de “la falta de transparencia” y de “limitar los derechos fundamentales de los empleados públicos”. Le contesta usted que “en ciertos medios” se ha omitido “en un claro afán manipulativo” que los empleados públicos no deben hablar “en nombre del Ayuntamiento”. Nuevamente, Sr. Santamaría falta usted a la verdad. Todos los medios que hemos recogido la información, hemos publicado su decreto íntegramente. No sigan insultando a la inteligencia de los ciudadanos.

Con luz y taquígrafos y consultando las fuentes y los 36 artículos (como a usted le gusta), le dedico esta carta.

Y me despido, con unas palabras que usted escribió en LA VOZ: “Desenmascarar al taimado es un gran paso para abrir la mente a la verdad y la verdad nos hará libres”.

Carmen Roldán

 

 

25 Flares Twitter 11 Facebook 8 Google+ 1 LinkedIn 5 25 Flares ×

Etiquetas:, , ,

La Voz de Torre y Hoyo

Periódico de información general sobre los municipios de Torrelodones, Hoyo de Manzanares y pueblos colindantes del noroeste de Madrid Nació en mayo de 2003