“Buenismos” y positivismos electorales en Torrelodones

Escrito por La Voz de Torre y Hoyo el . Posteado en Editorial, Opinión, Torrelodones

3 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 3 3 Flares ×

LA-VOZ-DE-TORRE-Y-HOYO-De acuerdo con los datos de la última Encuesta Anual de Estructura Salarial, en España la ganancia media fue de 25.667,89 euros para los hombres y de 19.767,59 euros para las mujeres al año. Últimamente las diferencias salariales entre hombres y mujeres se han agrandado en nuestro país; en 2012 se situaron en el 17,8%. En este sentido, se aplauden iniciativas como las que está llevando a cabo el Ayuntamiento de Las Rozas con diversos actos para concienciar a empresarios y particulares sobre las necesidades de salvar estas diferencias. Se acerca el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, una jornada reivindicativa sobre el papel de la mujer en la sociedad actual y la importancia de sensibilizar sobre las desigualdades entre unos y otros que aún permanecen en la vida cotidiana. Veremos en los próximos días a los políticos de cualquier signo hablar sobre igualdades, concienciación…un día ¿y el resto? La igualdad de trato y de oportunidades no se consigue en una jornada. Debería estar innato en la sociedad, en los colegios y en la familia. ¿Cuántos de los políticos –desde concejales hasta estamentos más altos- que aparecerán estos días mantienen una actitud igualitaria en el seno de su propia familia y no han tratado de humillar en algún momento a sus compañeras? Tal vez tengamos a alguno de ellos más cerca de lo que pensamos.

Hace unos años, aprovechando una campaña electoral, se impuso en el ámbito político las llamadas listas cremallera, como un intento de igualar a mujeres y hombres. No se considera quién es el más válido –hombre o mujer- sino el intercambiar el género en las listas. Lo de menos es si la persona resulta adecuada para el cargo que tendrá. Esto no es igualitarismo. Es considerar nuevamente a la mujer un número o un fin en sí mismo.

Para cualquier profesión se pide un currículum, que además hay que validarlo. Para cualquiera, menos para ser político. Basta inventarse en un papel una trayectoria profesional, aunque nunca se haya tenido. La brecha salarial es evidente en cualquier profesión menos en la política. Un ejemplo, la alcaldesa de Torrelodones -22.680 habitantes- cobra un poco más que su vecino de al lado, el alcalde de Galapagar – con 32.930 habitantes – y un presupuesto prácticamente idéntico. Sin embargo, el primer edil de este municipio no alardea de su sueldo en el Washington Post ni en la Sexta ni en Antena 3. Tampoco aparece en los medios que el equipo de gobierno galapagueño ha reducido en 112.000 euros los gastos destinados a cargos públicos. La mayoría de los ayuntamientos tiene superávit en sus cuentas, pero solo Torrelodones y su equipo lo pregonan y publicitan. ¿Cuál es la razón? Unos son de un partido llamado Vecinos por Torrelodones y los otros son de un partido nacional; en este caso, el Partido Popular. ¿No son acaso vecinos o ciudadanos de un pueblo los que se presentan arropados por las siglas de un partido nacional o independiente? Lo que diferencia a unos de otros no es más que una campaña de marketing orquestada desde diferentes medios de comunicación y arropada por maniobras publicitarias. Cuando saltaron a la política como partido se dedicaron a echar por tierra la labor de los anteriores, sembraron dudas sobre el gobierno y las convirtieron en un reclamo político, en un reclamo para captar adeptos y ponerlos al servicio de unas siglas –VxT- bajo el eslogan de ser vecinos. Y para ello, contaron con la inefable ayuda de otros dos partidos: PSOE y uno independiente –acTÚa-, al que ahora no dejan de menospreciar a la primera oportunidad, sin reconocer que sin ellos no hubiesen llegado al sillón. Acabar con la crítica y con los críticos. Hacen de la transparencia su bandera cuando hay ayuntamientos más cristalinos que el de Torrelodones. Galapagar, por ahondar en el mismo municipio, tiene una página web más accesible y transparente que la torresana. Publican hasta los salarios de los funcionarios de más categoría. ¿Por qué no la de Torrelodones? ¿No es el ciudadano de Torrelodones merecedor de conocer a dónde van realmente sus impuestos?

A lo largo de los cuatro años de legislatura Vecinos por Torrelodones se ha gastado la no depreciable cifra cercana a los 110 millones de euros. Sin consenso, sin participación de las otras fuerzas políticas, obviando en muchos casos las decisiones de la mayoría. Se han lanzado a una campaña de obras y remodelación de calles. Están talando los árboles que surgen a su paso; ellos, que hacían bandera de la ecología y de la protección del medio ambiente. Obras que están cambiando sobre la marcha; proyectos que tienen que rectificar; contratos dados de los llamados “a dedo” –por valor de un millón de euros en 2014-; reformas innecesarias. ¡Si algo de esto pasara en Hoyo de Manzanares! ¿Alguien pedirá responsabilidades? ¿Qué habría ocurrido si esto lo hubiese hecho el Partido Popular? La Sexta, La Cuatro, Antena 3, el New York Times…se hubiesen hecho eco. Próximamente, otro superávit en Torrelodones saldrá en los medios de comunicación. Se admiten apuestas. Estamos en campaña electoral. Ahora se impone el “buenismo”, “el pío, pío que yo no he sido”. ¿Actitud positiva? ¿”Buenismos”? No. Actitud meramente electoralista. Un juego de publicistas, de marketing para seguir vendiendo humo o niebla y perpetuarse en el sillón.

 

3 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 3 3 Flares ×

Etiquetas:, ,

La Voz de Torre y Hoyo

Periódico de información general sobre los municipios de Torrelodones, Hoyo de Manzanares y pueblos colindantes del noroeste de Madrid

Nació en mayo de 2003