Algo nuevo en la enseñanza

Escrito por La Voz de Torre y Hoyo el . Posteado en Educación, Opinión

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

José María Letona- Director EPM

No hace más de sesenta años que un buen internista se conocía por ser capaz de diagnosticar a un enfermo nada más verle. Como mucho, haciendo una exploración con el uso de sus manos y de un fonendoscopio.

Hay que reconocer que muchos enfermos morían por no tener técnicas quirúrgicas avanzadas ni recursos de fármacos adecuados. En otros la enfermedad no era todavía suficientemente conocida y su diagnóstico llegaba tarde.

El médico del siglo XXI basa sus conclusiones en multitud de análisis y pruebas con equipos sofisticados que exploran sin agresión, dando al facultativo toda la información necesaria.

La información de plagas llega desde el primer momento y es un recurso definitivo en el diagnóstico.

Antes y ahora las diferencias son sustanciales en el campo de la medicina.

Paralelamente al desarrollo y enlatado de los procedimientos clínicos se han evolucionado los instrumentos técnicos complejos y de difícil manejo. El médico ha tenido que especializarse cada vez más dado lo complejo de los sistemas y el enorme volumen de información. Un médico tiene hoy día mucho de friki. Los volúmenes, porcentajes, valoraciones y muchos otros conceptos matemáticos son parte esencial del conocimiento del galeno. El internista, el fonendoscopio está desapareciendo.

Mientras, la sociedad vive una evolución tecnológica tan profunda y tan rápida que no da tiempo a reposarla. Cientos de dispositivos se nos ofrecen en versiones cada día más avanzadas. Lo que hace dos años era novedad hoy es viejo y en muchas ocasiones inservible.

A la televisión plana le sigue la de 3D. Dentro de poco nos ofrecerán nuevas sensaciones como la olfativa.

Todos estos avances que hacen de nuestra existencia una vida de mayor y mejor información, donde comunicarnos por videoconferencia es algo mucho más habitual de lo que llegó a ser la inalámbrica, y mandarnos mensajes persona a persona algo ya imprescindible, ha salido de unas cuantas privilegiadas cabezas y de unos talleres elementales como han sido garajes de viviendas.

Steve Jobs, Bill Gates, Mark Zuckerberg, Larry Page y Sergey Brin, entre otros, han demostrado a lo que se puede llegar con una idea brillante y los conocimientos necesarios para comprender un mundo nuevo y sus necesidades.

Todos ellos tuvieron, de muy jóvenes, una formación específica en el terreno del software.

En la actualidad gobiernos como el británico se plantean completar la formación en TIC, con un conocimiento de programación en la enseñanza obligatoria.

Desde la Escuela de Pensamiento Matemático Miguel de Guzmán hace ya dos años comprendimos la necesidad de que los niños de altas capacidades que acuden a sus aulas tuvieran la posibilidad de conocer los conceptos básicos de la programación, y en esta línea introdujimos la COMPUMÁTICA como ciencia que estudia las matemáticas desarrolladas con base de programación.

Para poder abarcar edades diferentes en la enseñanza de la COMPUMÁTICA se crearon dos grupos: uno basado en Fortran y otro en la hoja electrónica Excel. De esta forma los alumnos desde Primaria a Bachillerato tenían la oportunidad de tener acceso a un aspecto del conocimiento propio de nuestro siglo.

Una demostración del interés que despiertan estos cursos es el hecho que a pesar de impartirse las clases en sábados y domingos por la mañana, los alumnos no falta un solo día del curso.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

Etiquetas:, ,

La Voz de Torre y Hoyo

Periódico de información general sobre los municipios de Torrelodones, Hoyo de Manzanares y pueblos colindantes del noroeste de Madrid

Nació en mayo de 2003